MENUmenu
Siete hábitos para tu hijo de siete años

Como todos sabemos, los primeros años de vida de los niños son cruciales para sentar bases y para formar hábitos que los ayudarán a ser seres humanos buenos y productivos, personas capaces de ser felices en medio de circunstancias positivas o adversas. Es importante que los padres aprendan a inculcar ciertas virtudes, valores y hábitos en sus hijos sin importar su edad.

Aunque algunos de los hábitos que proponemos a continuación ya debieron haber sido inculcados a una edad más temprana, no hay que olvidar que el secreto detrás de esto es la repetición. A continuación encontrarás una lista de siete hábitos que tu hijo de siete años debe tener o desarrollar.

Salud e higiene:

1. Desayunar: aunque las prisas pueden marcar el ritmo de las mañanas, es muy importante que tu hijo desarrolle el hábito de desayunar todos los días para que tenga la suficiente energía y los nutrientes necesarios para tener un buen desempeño en la escuela.

2. Comer bien: aunque el pan blanco y los bollos dulces son más apetitosos, lo más recomendable es que tu hijo desarrolle el hábito de consumir pan integral, que es mucho más saludable y nutritivo, además de que no aporta azúcar innecesaria y grasas saturadas. Desde pequeños, tu hijo debe desarrollar el hábito de consumir frutas y verduras, a pesar de que no le agrade. No permitas que tu hijo de siete años haga berrinche porque en el menú del día incluiste zanahorias o brócoli.

3. Descansar y ejercitarse: debe existir un balance adecuado entre el ejercicio y el descanso. Moverse, correr y practicar algún deporte favorecen el crecimiento y fortalecen al organismo. No permitas que tu hijo de siete años desarrolle el mal hábito de pasarse todo el día sentado frente a la televisión, la tablet o la consola de videojuegos. Del mismo modo, asegúrate de que duerma las horas indicadas para su edad. En el caso de los niños de siete años, lo recomendable es que duerman entre 9 y 12 horas cada día.

4. Cuidar su higiene: la salud del cuerpo comienza desde pequeños. Procura que tu hijo tenga buenos hábitos de higiene, como lavarse los dientes tres veces al día y bañarse a diario.

Estudio:

5. Leer: la lectura de libros infantiles puede sentar las bases para que tu hijo se convierta en un lector entusiasta. La lectura habitual beneficia habilidades cognitivas y de lenguaje, por lo que contribuye a un verdadero aprovechamiento escolar.

6. Tener una rutina de trabajo: al entrar a la primaria, las exigencias escolares cambian: el niño tiene que entregar tareas bien hechas, preparar exámenes, hacer maquetas, etcétera. Hay que crear un horario fijo para que el niño realice sus deberes escolares. Lo recomendable es que este segmento del día no sea mayor a cincuenta minutos. Si tú hijo no puede terminar sus tareas en ese tiempo, hay que buscar formas para mejorar la eficacia.

Autonomía:

7. Ser responsables: a los siete años tu hijo ya debe ser capaz de bañarse y de lavarse los dientes solo. La hora de irse a dormir no debe ser un problema. Debe ser capaz de comportarse de manera cortés y correcta en situaciones sociales: saludar, dar las gracias, tomar los cubiertos de forma correcta, etcétera. Del mismo modo, el niño debe realizar tareas en casa: poner la mesa, mantener su recámara ordenada…